Mentes musicales constituye la primera etapa de nuestro plan de estudios. Está destinado a los más jóvenes de la casa (de 3 a 7 años). En ella se trabaja la iniciación musical y el movimiento.

La iniciación a la música y el movimiento se basa, fundamentalmente, en el establecimiento de unos prerrequisitos que el niño debe establecer antes de afrontar el aprendizaje del instrumento. Nos referimos a prerrequisitos del tipo:

    • Desarrollo de la escucha activa y de la discriminación auditiva.
    • Adquisición de las primeras nociones de lenguaje musical.
    • Desarrollo de la afinación a través de la voz.
    • Adquisición del ritmo y el mantenimiento del pulso.
    • Elaboración creativa y aprendizaje de coreografías infantiles.
    • Desarrollo de la psicomotricidad fina y gruesa.
    • Aprendizaje de canciones y retahílas infantiles.
    • Desarrollo de la conciencia fonológica.
    • Conocimiento de las diferentes familias de instrumentos.
    • Desarrollo de la orientación espacial y temporal.
    • Desarrollo de los procesamientos sucesivos y simultáneos de la información, básicos tanto en la lectura de palabras como en la lectura de la música.
    • Desarrollo de la atención sostenida y selectiva.
    • Conocimiento  del propio cuerpo, sobre todo de los dedos de la mano.
    • Adquisición de la lateralidad y los conceptos básicos: arriba, abajo, derecha, izquierda.
    • Comprensión de los conceptos de doble y mitad, en analogía con la duración de las figuras musicales.
    • Despertar la curiosidad y gusto por la música.
    • Disfrutad y divertirse a través de la música.

Muchos de estos prerrequisitos son comunes a los establecidos en la escuela para la adquisición de la lectoescritura y el cálculo, es por este motivo que los contenidos a trabajar  en esta primera etapa van a estar enfocados al refuerzo simultáneo de los aprendizajes escolares en la etapa de educación infantil, siempre a través de la música.

Partiendo de centros de interés del alumnado, planteamos proyectos cooperativos a trabajar a través de la música, de manera que ésta se convierta en la herramienta para el desarrollo integral de la persona y de sus inteligencias múltiples.